Elegir colegio en la expatriación

Cuando salimos al extranjero con familia o planeamos tenerla en la vida expatriada uno de los puntos positivos que siempre aparecen en las familias es pensar en las ventajas que tendrán nuestros hijos al aprender idiomas e ir a buenos colegios.

Es cierto, los niños que crecen en familias expatriadas suelen ir a buenos colegios, los mejores en todo caso.

 

¿Escoger un sistema educativo en la expatriación, es una elección totalmente libre?

Depende.

En muchos casos la elección de colegio no es tal. ¿Qué la delimita?

El destino. En muchos lugares no hay todos los colegios en el sistema educativo deseado o en el que se está escolarizado y no siempre es posible que los empleadores lo respeten.

El dinero. En muchos países el gasto anual de tasas de colegio va desde los 22.000 dolares y sube hasta 40.000 o más dependiendo del país y el año en el que está nuestro hijo por lo que tener un hijo escolarizado en colegios internacionales en algunos países si no lo paga el empleador, es algo que queda fuera del alcance de la economía familiar, incluso siendo expatriado, sobre todo si se trata con familias de dos o más hijos. 

Los gobiernos y organizaciones internacionales muchas veces establecen límites al pago de la escolarización y ponen condiciones, aquí algunas de ellas:

Ha de ser un centro que posea la lengua del país al que pertenece la organización.

No se paga hasta los 4 o 6 años que es la escolarización obligatoria. Por lo que los gastos de los años anteriores corren por cuenta de los padres.

El límite de gasto por niño es de 25.000 USD

¿Qué hemos de tener en cuenta para la elección de sistema educativo para nuestros hijos?

Aspecto económico

¿Podemos pagar el colegio?¿Podremos pagar el colegio?

Hemos de valorar si en caso de traslado o vuelta a casa, con el posible cambio de condiciones económicas podrían continuar los niños en ese sistema escolar o nos veremos obligados a cambiarlos a otro colegio. Así, decidiremos y asumiremos la decisión. Un cambio de sistema escolar y de idioma vehicular es siempre complejo y requiere mucho esfuerzo y compromiso a nivel académico, tanto del niño como de la familia.

Aspectos burocráticos

¿Es un sistema educativo sólido y universal?

Hay muchos colegios fantásticos por el mundo. Públicos y privados. Sin embargo al elegir el sistema educativo debemos tener en cuenta el poder garantizar la continuidad a nuestros hijos para que los cursos sean reconocidos en otros países. No hablo del idioma del colegio, sino del sistema, es decir, enfoque, valores, metodología… y sobre todo que sea un centro reconocido oficialmente por el gobierno.

He visto colegios que sólo siendo centros examinadores de alguna institución de idioma o la palabra “internacional” , lo ponen como reclamo para atraer personas por el idioma, el bilingüismo, sin embargo, son colegios locales, con el sistema escolar local que aunque no siempre es malo, quizás luego no podamos convalidarlo en nuestro país o en el siguiente destino. Un punto especialmente importante cuando los niños van creciendo.

Conviene contactar a la embajada o consulado para conocer la lista de colegios homologados. También conviene revisar antes de elegir el sistema escolar la disponibilidad de colegios de ese sistema concreto ya que algunos sistemas educativos sólo tienen colegios en pocos destinos.

Los colegios más comunes son el colegio español, colegio alemán, colegios británicos, colegios franceses, colegios americanos, colegios internacionales, colegios suizos, colegios italianos … pero antes de lanzarnos, mejor consultar en el ministerio de educación.

La continuidad es importante no solo en materias e idioma, es también necesario conocer si el sistema tiene el corte de edad para ir al curso correspondiente, ya que hay sistemas donde el corte de año es en enero, otros en agosto y otros en septiembre, por lo que si tenemos niños de “otoño” y nos viéramos forzados a cambiarles de sistema escolar ya sea en el siguiente destino o a la vuelta a nuestro país, probablemente tendrán que “saltar” cursos lo que puede acarrear problemas para el niño.

Aspecto socio-cultural

¿Queremos que aprendan los valores de esa cultura?

Los colegios internacionales no se aprenden sólo idiomas y los contenidos académicos, en los colegios se absorbe una filosofía de vida, los valores del país al que pertenece. Por ello es interesante reflexionar sobre eso para estar alerta y que si no nos gusta algo concreto de la otra cultura o es incompatible con nuestras creencias y valores podamos matizarlo con nuestros hijos para que no crezcan en una dicotomía entre casa y familia.

¿Estamos dispuestos a que se codeen con la élite?

Como he comentado, el coste de los colegios internacionales es alto y por tanto sólo accesible a una élite de alto poder adquisitivo. Algunos, trabajadores internacionales que se mueven más o menos en un nivel económico y estilo de vida, otros, hijos de los más ricos del país en el que estamos. No es malo, pero tiene riesgos para los niños ya que estarán asistiendo a clase y haciendo actividades con niños que tienen personal, chófer, niñera, padres que son príncipes y princesas… En muchos casos niños que no tienen contacto con la vida real, que sólo tienen que pedir  y se les concede todo.

Los hijos de expatriados tienen una vida cómoda, sin carencias, con privilegios y lujos, sin embargo no son élite, los padres trabajan para vivir y si vuelven a su país probablemente sean niños como otros tantos. Es importante tener en cuenta este aspecto para que los niños no sufran si la vida cambia el dejar de ser  “hijos de” e ir a clase con niños “normales”, vivir en una casa “normal” y hacer viajes “normales”. Todo depende de nosotros, podemos aprovechar eso para que vean que los niños tan ricos no siempre son más felices y en muchos casos apenas ven a sus padres, no les va a buscar al colegio su madre y les cría una señora o un ejército de ellas… Es una decisión muy personal.

¿Podremos acompañarles en la vida escolar?

Está claro que el éxito de la educación es cuando va de la mano el colegio con la familia. A la hora de elegir colegio, además de pensar en los valores, hemos de pensar si nosotros podemos apoyar y acompañar a nuestros hijos. ¿Hablamos nosotros el idioma del colegio? ¿Podríamos ayudarles en las materias? ¿Podemos hablar con los profesores? ¿Podemos hablar con los demás padres? La incomunicación dificultará la integración de los niños, por eso si elegimos un sistema escolar dónde no conocemos el idioma hemos de intentar aprender algo para fomentar la integración en los colegios a los que vayan.

¿Puede nuestro hijo aceptar el reto?

Estudiar varios idiomas no es lo mismo que estudiar en varios idiomas. Estudiar en un idioma extranjero es una carga más. Es una gimnasia mental que solo conocen los que han estado expuestos a hablar un idioma todo el tiempo en un ambiente laboral o de estudios.

Desgraciadamente, los hijos de los expatriados no son todos brillantes, hay niños con problemas de aprendizaje para los que lo ideal no será cargarles con más reto, primero habría que solucionar esa parte para que no se frustren. El aprendizaje no es homogéneo y algunos niños tardan más que otros, por ello escoge el colegio ideal, pero observa a tu hijo si tiene dificultades, a veces es mejor optar por un colegio en idioma materno donde el niño se desarrollará como los demás.

Mis hijos han asistido a la guardería turca, a una local en Baku, al pre kinder del sistema británico, primaria entre el sistema francés, americano e inglés y en secundaria sistema británico y español. Si, hablan idiomas, conocen diferentes modos de aprender, de dividir y culturas, pero a la vez han de esforzarse mucho más que los niños que no están sometidos a tanto cambio de sistema. Todo tiene ventajas e inconvenientes, en mi caso, no siempre he podido elegir y lo que he elegido es hacerles comprender que la educación es la base para la vida, que les hará libres. Ir al colegio sigue siendo un privilegio para muchos niños en el mundo. Lo han visto en primera mano. Han comprendido que ellos, a pesar de los retos y exigencia, no deben quejarse ya que tienen todas las condiciones para que aprovechen la oportunidad en positivo.

Si deseas contarnos tu experiencia, deja un comentario aquí, en nuestra página de Facebook o si prefieres relacionarte con otras expatriadas… no dudes en unirte al grupo de Facebook 

 

#expatñola, mirada de una nómada

#mosingular #conciliación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *