expatriación+adolescencia+redes sociales

RIESGOS, PELIGROS Y SOLUCIONES

Cuando los padres pensamos en adolescencia y pre-adolescencia siempre nos viene a la cabeza la típica charla sobre los temas clásicos: sexo, alcohol y drogas.

La realidad es que esos temas están aún vigentes, pero hemos de añadir alguno más:

#bulling,  #violencia y #redes sociales.

Como la adolescencia no tenía bastante… ahora los padres expatriados y no expatriados tenemos que hacernos también con información sobre las redes sociales.

Después de años utilizando las redes sociales parece que sólo ahora empieza ver una concienciación por la parte de la sociedad de la necesidad de prevenir los problemas derivados del mal uso.

LA ADOLESCENCIA

La adolescencia es una etapa donde la personalidad se está formando. Los adolescentes sufren cambios en lo físico y psicológico. Los cambios hormonales y corporales hacen que  tiendan a ser inestables.

En lo psicológico el adolescente está construyendo su personalidad, es una época donde se busca la identidad propia más allá de la de los padres. Es una época de egocentrismo.En la búsqueda de la identidad, la imagen es un aspecto esencial. La imagen es una de las principales preocupaciones de la época adolescente.Las sociedades siempre han tenido estereotipos y “modas” que han calado en los adolescentes. En muchos casos el intentar llegar a cumplir con esos estereotipos y la necesidad de aceptación en los grupos da lugar a problemas de alimentación, depresiones y ansiedad.

Se buscan la reafirmación de la personalidad propia para ello muchas veces se intentan buscar vías de real afirmación independencia y  libertad. Muchos adolescentes entran en una época de “rebeldía” buscan traspasar límites y buscan reflejo de su personalidad en grupos.

Los grupos y amistades toman relevancia en ésta época, se busca la identificación con un grupo para poder reafirmar sus valores y creencias. La presión de grupo se vuelve mucho más fuerte a veces en muchos casos de lugar a conductas peligrosas al bullying e incluso a las dependencias.

Los niños son frágiles, los adolescentes creen que no lo son; por eso su vulnerabilidad aumenta,  el creer que todo está controlado, es el mayor de los peligros.

LAS FAMILIAS Y LA SOCIEDAD

Las familias, su estructura y sus dinámicas han cambiado.

En las sociedades desarrolladas tienen a trabajar ambas partes de la pareja lo que conlleva que los niños cada vez más tempranas pasa mucho tiempo solos. Los padres tienen que trabajar y como los niños están en casa será porque están seguros. Esto es cierto, a medias; están seguros porque no están los peligros de la calle, pero están expuestos a nuevos peligros de los que los padres no tenemos consciencia, o no queremos tenerla.

Las redes sociales son un fenómeno relativamente reciente. Cuando nuestros hijos adolescentes nacieron, no existían. Hoy en día los niños cada vez tienen un teléfono o dispositivo para ellos solos antes y se está comenzando a ver como “lo normal” que niños a los 9 o 10 años ya tengan un teléfono de última generación.

Todavía no se tiene conciencia de la peligrosidad del uso constante de redes sociales juegos dispositivos electrónicos. Todos sabemos que existe ese “parent control”, ahora bien, ¿cuántos de ustedes lo tienen activado y saben cómo funciona?

Muchos padres están aún en una fase de  “maravillamiento” ante lo bien que controlan los niños los dispositivos tecnológicos. Seguro que todos hemos oído como muchos dicen con orgullo “Mira es que no tiene un año y mira cómo maneja el iPad”.

Por una parte es la falta de consciencia, por otra la otra: comodidad (aunque cueste reconocerlo).

Los padres llegamos cansados del trabajo, no siempre es fácil encontrar la energía suficiente para sentarse a jugar o dialogar con tu hijo. Antes algunos padres los enviaban a la calle, con más o menos control. Ahora, lo más fácil es enchufar un dispositivo para que lo entretenga y tú te enchufas otro para que te entretenga a ti.

Es difícil mantener la paciencia en viajes largos con niñas diciendo constantemente cuando llegamos, cuando llegamos, cuando llegamos ahora con los nuevos dispositivos enchufas al niño; ¡y haces el viaje tranquilo!

Comiendo en los restaurantes: lo fácil es darles un aparato: los silencia al menos momentáneamente, ¿no han observado el grado de crispación, agresividad y violencia de los niños después de pasar mucho rato ante una pantalla?

Es cierto que hoy, trabajamos todos con ordenadores, que la mayoría está todo el día pegado a su teléfono ya sea para el uso de whatsup o para el contacto con redes sociales o mails. El mundo virtual lo llevamos con nosotros desde primera hora hasta última hora. Con este panorama, es normal que cuando nos dicen que hemos de informarnos sobre redes sociales nos entre el tembleque y el hartazgo.

  • no nos gusta reconocer que no sabemos.
  • no queremos saber más, porque las redes sociales son para “entretenernos”
  • si miramos con detalle, quizás veamos que nosotros actuamos igual…
  • los niños ya saben más y nos parece que nunca les alcanzaremos
  • pasamos todo el ´dia entre “cachivaches” electrónicos

Si, lo cierto es que esto de las redes sociales se nos viene grande, como se les venía grande a nuestros padres hablarnos de sexo, alcohol y drogas. Pero como a ellos, nos guste o no, es un hecho, es una realidad ante la cual podemos hacer como con los demás temas, abordarlos para dar herramientas de prevención o ignorarlos y esperar que nada nos toque a nosotros, porque siempre toca a los demás ¿verdad?

Con otros temas como sexo, alcohol y drogas, las conversaciones empiezan más en la adolescencia, con internet y las redes sociales… hemos de educar a los niños desde pequeños. ¿Por qué? Porque los peligros son diferentes en el alcance y la aceptación.

Las redes sociales  son “imprescindibles”.

Las redes sociales están en nuestra vida a diario, para mucha gente no estar “conectado” crea ansiedad. Hoy es aceptado como normal que en medio de una conversación alguno pare a mirar el teléfono cuando llega un aviso. Incluso son tan extendidas y aceptadas socialmente e incluso se han convertido elemento de unión entre miembros de una familia. Ahora ya no se habla de las exclusivas del “hola”, se habla de los “virales”.

Las redes sociales no son un tabú.

Las llevamos en la mano y el bolsillo, exhibimos nuestros artilugios tecnológicos para que todos sepan el móvil que tenemos. ¿Has oido a algún adolescente o pre adolescente sacar “su nuevo peta” en la comida familiar y enseñar todo lo que se puede hacer con el? y si se hiciera… crees que la reacción de los demás no sería: ¡wow que chulo, dejame verlo!

Las redes sociales dependencia común.

Desde la abuela, al bebé de 1 año, todo el mundo se conecta, la mayoría hacen mal uso… muchos han generado ya dependencia.

¿Quién es el valiente que lanza la primera piedra? ¿Te atreves a ser tú?

EL CALDO DE CULTIVO

Estas características son unas premisas ideales para que unido con las redes sociales allá grandes riesgos en el desarrollo de los adolescentes.

  • Mucho tiempo de ocio en soledad.
  • Mucho dispositivo propio a edades muy tempranas.
  • Aceptación social e incluso moda (para TODOS).
  • Necesidad general de estar en las redes sociales.
  • Necesidad de pertenencia, de reafirmar identidad, participar en grupos, sentir libertad, traspasar limites, proyectar una imágen ideal del yo.

Todas estas necesidades tienen un lugar idóneo para desarrollarse: las redes sociales.

Son los espacios donde la gente se siente libre pueden crear pueden hablar y pueden expresar lo que sea desde el confort la seguridad estár en su casa, protegido detrás de una pantalla, de un perfil. 

En las  redes sociales, la imagen es uno de los elementos clave. Escogemos fotos de perfil donde se nos vea “ideales” y muchas veces no se corresponde con la realidad. Ponemos imágenes de los momentos bonitos para compartir los con el grupo, se ponen imágenes sobre toda las cosas excepcionales que hacemos los viajes, con quien estamos, las cosas materiales que nos compramos, todo esto potencia una imagen nuestra de nosotros mismos.

El egocentrismo de la época adolescente ha encontrado la media naranca con los “selfis”.

Todos estos comportamientos: la necesidad de estar en un grupo, la necesidad de estar conectado, la necesidad de exponer lo que haces, lo que sientes, para conseguir likes, que los adolescentes, se sientan libres, se sientan aceptados, acompañados, integrados e importantes.

Todas las situaciones de frustración que se suelen de la presencia las redes sociales pueden encontrar un lugar ideal dónde ser satisfechas y sentirse bien.

Las adiciones en la época adolescente son uno de los mayores riesgos. A los adolescentes les hablamos de las dependencias clásicas el alcohol, de las drogas, se habla también de educación sexual. Ahora  se está comenzando hablar de la educación sobre la violencia y el bulling. No podemos olvidar enfocarnos en la educación para el bueno uso de las redes sociales. Las grandes riesgos y desafíos es no sólo educar a los adolescentes y niños sino también a los adultos y educadores. Lo primero será reconocerlo, ¿no?

Los usuarios de las redes sociales sin control, son personas con problemas sociales depresión o problemas que se acusan y se potencian por el mal uso. La soledad se ve disfrazada, las redes sociales nos hacen SENTIR acompañados, pero en realidad estamos solos, más solos.  (whats-up, ¿Qué pasó?)

Algunos juegos y aplicaciones muy conocidas, están basados en teorías psicológicas que potencian la ansiedad como estrategia oculta, para conseguir usuarios y que sus usuarios jugadores sigan y se enganchen en los juegos.

Por otro lado de de las herramientas de seguimiento que existen hoy en día en cada canal, unido a la cantidad de gatos compartidos hacer que los adolescentes Sean un blanco fácil para todo tipo de acciones tanto de marketing como de otro tipo de fines.

Hoy en día es muy fácil poner en utilizando los datos campañas publicitarias que lleguen justo en el lugar preciso se puede analizar todo: oportunidades, afinidades, gustos intereses y necesidades.

Hemos de concienciarnos sobre los peligros y ser lógicos y coherentes.  Si uno no deja la puerta abierta de casa; ¿por qué va aceptar como amigo en Facebook a un desconocido? 

EXPATRIACIÓN

Los padres expatriados, pensamos que las redes sociales son ideales para mantener contactos y sentirse cerca de los que están muy lejos. Lo son. Son una herramienta fantástica que nos ha cambiado la vida y gracias a la que la expatriación es menos traumática.

La expatriación es un proceso en el que hay muchas emociones contradictorias, la soledad sobre todo los primeros tiempos es una de ellas. Con las redes sociales muchos expatriados se sienten más cerca de la vida que se dejo, de la familia y de los amigos.

La depresión es algo también bastante común entre los expatriados aunque aún es tabú. Las redes sociales son entornos donde la gente que tiene depresión puede encontrar una vía de escape momentánea, aunque en realidad se potencian el problema y puede dar lugar a tremendas adiciones.

En esos momentos de transiciones resulta de vital importancia, que controles tu uso, y ayudar a tu hijo a controlar la “relación” con las redes sociales. Existen numerosos estudios donde se demuestra la relación del uso de redes sociales, soledad y depresión.

La identidad de los adolescentes está en formación, los TCK adolescentes y niños, hijos de expatriados, tienen la identidad aún más frágil debido a la peculiaridad de su estilo de vida. Todo lo que en la adolescencia se acusa, se potencia en muchos casos debido a los cambios. ¿Se imagina un adolescente que ha de trasladarse? Los adolescentes crecen también por el reflejo social, cuando se lo “arrancas”, se tambalea y la soledad se acentúa.

¿NO A LAS REDES SOCIALES?

Con todo lo expuesto, parecería que estoy abogando por el no uso de la redes sociales. En absoluto. Estoy completamente a favor del uso de las redes sociales, del buen uso.

Tenemos que entre todos a hacer un esfuerzo por incluir dentro de los temas naturales de diálogo de concienciación para la prevención de conductas de riesgo de los adolescentes y padres en las redes sociales.

Para ello yo no propondría el nuevo uso o el “parent control”.

Propongo el “auto-control”; la responsabilidad, el conocimiento y autoconocimiento de los usuarios (adultos y menores) como base para la prevención. 

Es como conducir. Usted no le dejará ir en el coche solo si no está seguro que sabe como funciona y tiene el carnet. Tampoco le dejaría su coche a alguien que no es consciente de la responsabilidad y riesgos que existen o por otros motivos no tiene la capacidad plena para conducir sin riesgos. No se trata de lo bien que yo conduzco, se trata también de que otros conducen mal y pueden provocar daños.

En SOS-expat contamos con talleres para enseñar y responsabilizar para padres, hijos e instituciones educativas.

EXPAT-ñola, mirada de una nómada.

@SOS_expat

www.facebook.com/SOSexpat

www.facebook.com/expathealthjournal

Algunos recursos online (inglés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *