Expatriación, transiciones, traslados, cambios…crecimiento.

Es época de transiciones, es época de cambios, es época de traslados. Hace dos años me lancé a hacer un sueño realidad. La idea de crear una plataforma para ayudar a las familias expatriadas del modo en que lo necesitan rondaba desde hacía años en mi cabeza.

Desde que salí por primera vez a vivir a Italia a los 19 años como estudiante, durante mi recorrido como esposa acompañante y después como madre sola en el extranjero ha habido sensaciones y sentimientos recurrentes.

En cada uno de mis traslados he sentido un torbellino de sensaciones, algunas antes de irme, otras en el comienzo… Miraba alrededor y no encontraba lo que necesitaba. Muchas empresas que ayudan con los traslados, con los papeles… pero ¿Quién me ayudaba a mi?

Con el paso del tiempo, conforme he ido conociendo personas en el extranjero o extranjeros en mi país, detecté las mismas carencias.  Todos los que vivimos fuera, en algún momento sentimos y todos lo logramos superar.

Aprendí que la clave de la superación no es una fórmula mágica, cada persona es diferente, todos tenemos una mochila llena de nuestras experiencias previas, realidades, valores, cultura… y como esa mochila es tan personal, no se puede encontrar la fórmula universal que valga para todos.

La solución vino de la observación de los que me rodeaban y de la introspección. ¿Qué necesitan los que me rodean? ¿Qué es lo que me ha hecho superar los problemas en las diferentes fases de la expatriación o en cualquiera de las transiciones vitales?

  • Dejé de sentir impotencia cuando entendí que las realidades circundantes no las puedes cambiar y que a veces no debes intentar cambiarlas. Entendí que mi modo de ver el mundo, mi realidad es fruto de mi visión del mundo particular y en vez de cambiar el mundo, intento cambiar situaciones concretas.
  • Dejé de sentir frustración cuando “dejé de esperar algo”, dejé de esperar que todo saliera como estaba planeado o como estipula en los papeles, cuando dejé de esperar que si alguien dice a las 8 llegue a las 8, dejé de esperar que todas las relaciones fueran verdaderas…
  • Dejé de sentir la soledad cuando entendí que hay amigos para pasarla bien y amigos de verdad, los que están cuando no se pasa bien y duran de modo natural en la distancia y en el tiempo de modo natural. Son los que escuchan, no suelen dar soluciones pero te arropan hasta que la encuentras.
  • Dejé de sentir vacío cuando encontré  lo que me da vida, lo que me da brillo interior. Una parcela propia que cuido y que cuando la alimento, soy sólo yo; me lleno de energía,  tranquilidad y  satisfacción. Y al mirarme en el espejo encuentro la persona que soy, me brillan los ojos y ese bienestar interior se irradia a los que me rodean.
  • Aprendí con todas esas personas que aparecen de modo natural y se quedan siempre en el recuerdo con ganas de más. Relaciones “amarillas” que surgen de momentos mágicos donde la conexión es total, inesperada y de repente te ves envuelta en un desvelar de sentimientos a desconocidos en una conversación puntual, en que te prestan una ayuda generosa y desinteresada… Yo podría nombrar muchísimas personas así. Es quien te invita a un zancocho colombiano sin conocerte de nada con toda tu familia, es quien sin haberte visto más que una vez, te regala unos zapatos de flamenco para tus hijas sin esperar que los devuelvas o los pagues, es quien te confiesa un tema muy íntimo sin conocerte apenas, es quien te recibe en su casa y te hace sentir en familia, es quien te pega un abrazo sin conocerte mucho si ve que lo necesitas, es quien te pregunta de verdad cómo estás y te da pie a que te desahogues, es quien conociste superficialmente hace años y te llama para saber como estás cuando sabe que tienes una situación compleja, es quien asiste contigo a una despedida de soltera sin conocer a nadie…
  • Encontré la calma cuando acepté que la vida es aquí y ahora, que mi vida no depende de lo que me rodea, de lo que tengo e incluso de quien me rodea, que la vida depende de mi, de cómo elijo afrontar yo esas realidades, sean las que sean.
  • Encontré las soluciones cuando hablé de los problemas. Hablé de los problemas cuando reconocí que los tenía.
  • Encontré la libertad cuando decidí liberarme. Entendí que es siempre posible, sólo tenemos que responsabilizarnos y asumir que toda decisión tiene consecuencias. La no decisión es ya una decisión ejecutada de dejar en manos de los demás la propia situación.
  • Encontré la paz cuando veo a personas que se atreven a ser uno mismo, cuando veo coherencia: lo que pienso, es lo que digo, y es lo que hago. Cuando elijo ser lo que soy, cuando decidí arriesgar a vivir con mi coherencia, la coherencia de uno, quizás no sea siempre compartida pero si es siempre respetada.
  • Nunca dejé de sufrir al despedirme de los amigos y gente que son tu familia. El desgarro del adiós siempre está presente aunque hoy se que las amistades son más fuertes que los kilómetros y el tiempo.
  • Nunca me he arrepentido de dar, de arriesgar a querer, de arriesgar a aprender, de cuestionar todo lo aprendido y visto.
  • Nunca dejaré de ser curiosa, de querer aprender de la diferencia, de querer ayudar al nuevo y de estar contenta cuando las personas a las que quiero están bien.

Me traslado a vivir a mi país después de media vida dando vueltas. ¿Definitivamente? No lo sé. Tampoco me importa. Lo que me importa es que seguiré trabajando por un sueño, el sueño de ayudar a los que viven en realidades diferentes, para que las vidas de ellos, como individuos y familias sea más plena.

Solidaridad, generosidad, aprendizaje, diversidad, respeto, solidaridad y amistad: eso es la expatriación.

www.SOS-expat.com

nuestro punto de encuentro; tu punto de partida.

Inscríbete a nuestra lista de correo y recibirás todas las noticias, si lo prefieres…escríbenos y cuéntanos tu historia, siempre felices de escucharte.

También te recuerdo que si quieres saber más sobre qué podemos hacer por ti en el plano personal o desarrollo profesional o saber más sobre un taller o la suscripción al grupo puedes reservar una sesión individual gratuita para que charlemos y veas cómo te podemos ayudar  info@sos-expat.com. 

TE ESPERAMOS EN #MOVIMIENTOEXPAT, LA FAMILIA EXPATRIADA ONLINE.

Si quieres beneficiarte de todos los talleres de modo gratuito  y acceder a nuestro grupo de Facebook con 2.500 mujeres por el mundo no dudéis en inscribiros en nuestro grupo #movimientoexpat, por una tarifa fija gozarás de muchas ventajas.

Síguenos en facebook y suscribete a nuestras noticias!

Todos los servicios online y offline, con las nuevas tecnologías no hay fronteras. Máxima discreción garantizada.

#expatñola, mirada de una nómada

info@sos-expat.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *