Pareja expat… ¿pareja feliz?

Mantener un matrimonio no es fácil. Eso es lo que dicen todos y por si no lo creemos, las estadísticas parecen confirmarlo con la tasa de separaciones y divorcios que no para de subir.

Sin embargo, las familias en tránsito raramente se separan o divorcian, éste hecho también lo avalan las estadísticas de las asociaciones de mujeres acompañantes de diversos países.

¿Por qué? ¿Es la vida expatriada un bálsamo para el matrimonio? ¿Es la expatriación la solución a un matrimonio feliz?

Ni la vida expatriada es fácil para los matrimonios, ni todos sobreviven por amor. La expatriación aporta beneficios y tensiones a cada miembro de la familia y por ende, a las parejas también les afecta.

La vida expatriada tiene multitud de cosas maravillosas, son muchas las ventajas en ése día a día que favorecen las relaciones de pareja en el extranjero.

  • En las parejas al cabo de tiempo suele surgir distancia por no mimarse en el día a día debido a los niños, los trabajos, economía, tiempo… Al vivir una expatriación solemos gozar de una economía holgada: viajes, lujos, ahorros, salir cuando uno quiere… También podemos contar con una ayuda en casa lo que nos permite dedicar más tiempo para el relax y ocio en familia (al menos la teoría) lo que contribuye a un sentimiento de bienestar.
  • Es una gran oportunidad de vivir cosas diferentes y las parejas gozan de menos monotonía, y esto puede ser utilizado para revitalizar una pareja que sufre de rutina y aburrimiento tras muchos años juntos. Sin embargo, una vida social muy intensa, puede dar también lugar a una falsa recuperación y felicidad en la pareja o la actividad puede servir de escape ante los problemas o distancia en la pareja. Incluso en parejas que gozan de buena salud, puede llevar a tener una vida en la que la pareja y su intimidad se diluyen sin darse cuenta al estar copado el tiempo de actividades sociales.
  • Las familias, intromisiones y demás problemas clásicos son fuente de tensiones en las parejas de cualquier índole. Al vivir en otro país…. y las suegras están lejos… (ambas) y diciendo suegras, se dice familia, presiones, problemas… Eso si cuando vienen… se instalan un largo periodo en tu casa… así que … ¡No te hagas expatriada si lo que quieres es escapar de la suegra!

¿Es la expatriación la solución para tener una relación feliz?

¡No!

Las parejas son iguales en todas partes. Hay problemas generales que acucian a todas las parejas en algún momento de su vida,  es cierto, que vivir fuera de nuestro país tiene  ventajas en las parejas pero también tiene algunos retos inherentes a la vida expatriada.

Normalmente es el cambio de roles lo que más afecta en la relación de pareja. La diferencia entre parejas felices y las que rompen en la expatriación radica en cómo cada miembro de la pareja logra enfrentar los problemas en aras a solucionarlos cogidos de la mano y mirando en la misma dirección.

Las culturas de origen, edad y mentalidades tienen gran influencia a la hora de concebir los roles en las relaciones. En algunos lugares o entornos sociales, incluso hoy en día, el éxito y felicidad de la mujer ha de estar en casarse y tener hijos. La carrera o conciliación de la maternidad, del yo, con o sin pareja no entra dentro del esquema. En éstos casos, una vida dónde la mujer es acompañante del hombre es perfecta y suelen ser parejas muy felices porque cada uno de los integrantes siente que tiene éxito como persona y como pareja.

Ellos

Generalmente en la expatriación el rol del hombre está enfocado al éxito profesional. Trabajo con una responsabilidad extrema, grandes salarios, buena posición social… también sufren de grandes presiones por alcanzar metas, corrupción, disponibilidad 24h, viajes… lo que también le provoca soledad y distancia de la familia consciente o inconsciente. Ellos son expatriados no supermanes

Ellas suelen acompañar

Su rol en los años de expatriada va variando ligeramente dependiendo de la fase de la vida en que se encuentre, sin hijos, con hijos, después de haber criado los hijos… Los años de expatriada pasan factura.
Las expatriadas han de enfrentarse a muchos cambios en silencio, al vacío, a la frustración, a la soledad, a la incomprensión, a los tabus, a encajar con el rol que se les encomienda… todo eso hace que a las que les importa el plano profesional acaben resintiéndose y afecte a su visión del yo, a la autoestima y a la autoconfianza.

Las mujeres de hoy que están en la franja de 30- 50 años se enfrentan a múltiples retos, por un lado, han sido educadas para ser independientes, para tener una carrera que les permita avanzar y ser libres económicamente. Hoy las mujeres acompañantes que estamos en esa edad nos vemos enfrentadas a varios escenarios:

  • Por un lado, el hueco en el curriculum, la renuncia a la vida activa nos hace pasar a construir un yo que es por la función que hacemos en la familia: madre de, esposa de; con el tiempo, esto lleva a un desgaste del yo y con ello de la autoestima y la autoconfianza a la hora de tomar decisiones y orientar nuestras vidas como individuos.
  • Por otro lado, la revolución que ha sufrido la sociedad con las nuevas tecnologías y entornos de trabajo hace que ese desfase profesional esté más marcado todavía, ya no son años de no trabajar en la profesión, son años de no conocer los nuevos modos de trabajar en entornos 2.0. Todo junto hace que nos cuestionemos nuestra valía y crezca la frustración en algún punto de nuestro yo, con éstas dudas, la insatisfacción crece e inevitablemente se proyectará en el entorno y sobre todo en la pareja.

Dolor, soledad, depresión, decepción, desilusión, engaños y desengaños eso es también para muchas parejas la vida de expatriados.

Sin embargo, existen muchas parejas equilibradas, que logran caminar de la mano, darse cuenta que la pareja hay que cuidarla, con detalles y mimo a uno mismo y al compañero/a de vida.

Si uno está contento consigo, puede hacer feliz al compañero. La vida son caminos, son baches, son obstáculos; algunos muy difíciles de superar, sin embargo si se camina de la mano mirando en la misma dirección se logra vivir lo mejor posible. No todo el mundo puede decir que logra seguir mirando en la misma dirección y quiere seguir agarrando la mano del compañero que eligió hace años, sin embargo, los que lo logran encuentran la felicidad serena que da el saberse acompañado y mimado.

Desde la experiencia… cuídate tu, para poder cuidar lo que amas.

¿Cómo cuidas tu tu relación de pareja?
¿Sabes que desde sos-expat by expatñola te acompañamos en la experiencia de la expatriación?

¡Infórmate!

¿Quieres recibir todos los artículos del blog?
Quiero suscribirme
#expatñola, mirada de una nómada.

2 comentarios sobre “Pareja expat… ¿pareja feliz?

  1. IFSpanish Contestar

    ¡Hola! Estoy pensando en mudarme fuera de España, hace tiempo que me atrae muchísimo la idea de un cambio así. Este post me ha resultado muy inspirador 🙂 Me encanta leer consejos y experiencias de otros viajeros, ir aprendiendo de la historia de otros es muy enriquecedor.

    Enhorabuena por este blog <3 ¡Un abrazo!

    • sosexpat Autor del artículoContestar

      ¡Hola!
      Gracias por tu mensaje, también nos inspiráis con vuestros comentarios. SOS-expat by expatñola nace de esa experiencia de la que hablas, tenemos un grupo de más de 2500 mujeres en facebook llamado movimientoexpat dónde puedes compartir o preguntar cosas la experiencia de los demás es un tesoro. Gracias de nuevo por tu mensaje y te recordamos que también hacemos asesoría de cara a la salida al extranjero, estamos a la escucha y si te gusta… ¡Suscríbete! ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *