¿Y si no funciona? Tabús en la expatriación

Tabús de la expatriación y alternativas

Cuando decidimos irnos a vivir fuera no nos planteamos un escenario negativo. Es normal.

Sin embargo, que no nos planteemos las opciones negativas no significa que no puedan darse.

En los últimos años no para de hablarse de los expatriados, de emigrar, de salir para triunfar y conseguir lo que no se consiguió en casa. Es cierto que para muchos expatriados la vida en el extranjero es preciosa.

Sin embargo, existe también una parte de esas personas que se desplazan al extranjero que no logran el éxito esperado.

buy Methocarbamol canada Es la expatriación silenciosa.

Un tabú, una realidad invisible a la que no se quiere dar coba.

No se oye nada de las personas que vuelven sin éxito, sin conseguir objetivos, con negocios que fracasaron, por quedarse sin trabajo, por crisis de la empresa, por la dificultad de adaptarse todos o alguno de los miembros de la familia, por enfermedades, por pérdida de trabajo, rupturas de pareja, fallecimientos… Sin embargo, éstas situaciones ocurren aunque no se hagan programas en la televisión. 

La realidad es que también existen casos donde la opción de la expatriación no dura ni resulta lo esperado. La vida del expatriado también tiene acritudes. No por ser expatriado uno se libra de enfermedades, desempleo, dificultades económicas, adiciones o rupturas matrimoniales. Si éstas situaciones son muy complicadas en la vida “normal”, cuando ocurren cosas así en la expatriación los efectos se multiplican.

http://wc8voa.org/wp-json/oembed/1.0/embed?url=http://wc8voa.org/wc8voa-repeater-coverage/ Los expatriados también se quedan en paro.

Existen muchas familias que se quedan sin trabajo en el extranjero. Verdaderos dramas. ¿Cómo harán? Muchas familias que viven en el extranjero olvidan que esa vida puede terminarse. Se suben a un tren de vida alto o altísimo casi siempre de modo paulatino. Vivir en entornos donde todo el mundo viaja, compra ropa y vive con servicio y casas maravillosas hace que la mayoría entren en una rueda consumista subiendo esos estándares de vida. Es normal, vives lejos, es duro y al final, esos lujos, el dinero sirve para suplir otras carencias. Se pasa a ser de grupos con mucha actividad social, hay que comprar ropa, hay que ir a todo.. Si las familias no logran ser responsables con la economía, pueden encontrarse que cuando quieran darse cuenta, la expatriación les comió los ahorros.

http://foundationmedix.com/folio6 Los expatriados también enferman. Cuando la enfermedad severa afecta en el extranjero los estragos son enormes. No sólo porque quizás no haya un sistema de salud adecuado, sino que la soledad, la dificultad para viajar y las dificultades de continuar con una vida normal se multiplican. En la mayoría de los casos de enfermedades graves ha de volverse al país de origen. En ésos casos, si no es el empleado el que enferma, las familias se ven obligadas a separarse por obligación. ¿Cómo se queda el expatriado cuya esposa se ha de ir por enfermedad de ella o de un hijo? ¿Cómo se sigue si el que enferma es el que gana el dinero? ¿Y si tengo un hijo con necesidades especiales?

Situaciones complejas, reales y que por desgracia afectan a muchas personas por el mundo.

Los expatriados sufren también adiciones.

Uno de los mayores tabús es el de las adiciones durante la vida en el extranjero. Las adiciones pueden llegarle a cualquiera, sobre todo en momentos complicados, cambiantes dónde uno es vulnerable. La expatriación es un momento de los más complejos que se puedan vivir. En esas contradicciones diarias, de realidades y circunstancias, muchos expatriados o sus familias caen en problemas como la bebida, las compras compulsivas, obsesión por el cuerpo, dependencia de las redes sociales… En esto tampoco son diferentes… si no logran controlarlo… puede arruinarles la vida, la propia y la familiar.

Los expatriados también se divorcian. 

En la expatriación las tasas de divorcios y separaciones son menores que en el resto de la población, en gran parte por la dependencia económica de uno de los miembros de la pareja y en otra gran medida por los hijos, ya que una separación implica lejanía y privar a los niños de ver  a uno de los progenitores de modo asiduo.

Cuando se dan situaciones así, los hombres, que suelen ser los desplazados, se quedan muchas veces en situaciones precarias. Han de visitar a los hijos o traerlos a que  los visiten, sin embargo hoy en día en las custodias aún no se equilibra el aspecto económico y en muchos casos además de la pensión los hombres divorciados expatriados pueden verse en dificultades económicas. Han de pagar una pensión a los hijos, en general a la ex mujer también por la dificultad de reincorporarse a la vida laboral y por haber renunciado a su carrera, han de pagar su casa y su vida en el país dónde viven y han de costear los viajes de visitas y gastos en las mismas… Los sueldos son grandes, las pensiones de sueldos generosos también son generosas… ¿Y cómo lograrán hacer una vida digna?

Es sensato plantearse cual es la situación a la que me enfrentaría si el mejor escenario no se diera. Plantearse esto no es enfrentarlo con miedo, se trata de hacer un ejercicio de visualización. Visualización de alternativas y visualización de nuestra fuerza y motivación para afrontar los retos que vengan a miles de kilómetros de nuestro entorno. 

Hagámonos algunas preguntas antes de irnos: 

¿Podría reincorporarme a mi puesto? Si no puedo, ¿tengo recursos económicos, fuerzas  para afrontar un comienzo fuera de la empresa o quedarme expatriado y separarme de mi familia?

¿Supone la expatriación un plus de desarrollo profesional incluso si se terminara? ¿Dónde iría?

¿Tengo un plan de ahorro o ya ahorros para poder afrontar imprevistos?

¿Tengo en la familia alguna enfermedad?

Analiza y planificar bien es garantía de tranquilidad.
¡DÉJATE AYUDAR!

Asesoría personalizada en el proceso de expatriación.

¡Infórmate!

¿Quieres recibir todos los artículos del blog?
Quiero suscribirme
#expatñola, mirada de una nómada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *